El destino parece hacernos bromas de mal gusto, así queda reflejado en este vídeo donde increíbles coincidencias nos producen escalofríos.